sábado

Errores.

Siempre hago cosas de las cuales me arrepiento, y se que me gusta decir lo contrario, pero es así.
Tengo ciertos limites que nunca uso, porque nunca llegan, o nunca los dejo venir, pero siempre aprendo de mis errores y aunque vuelva a caer en ellos vuelvo a aprender una vez más.

Mi padre siempre dice que un buen hombre siempre llora y se arrepiente solo, cosas que cuestan muchísimo si se ven desde un punto de vista orgulloso y sentimental, pero siento que tiene razón, porque cada vez que miro hacia atrás veo a alguien que pudo ser más pero que al mismo tiempo no podía serlo aún.

Se que va a volver a pasar, no se cuando, no se donde, y no se por qué, y no tengo miedo de decir que caeré, no tengo miedo de decir que me dolerá, porque tengo la certeza de que me levantaré y trataré una, dos, tres veces hasta conseguir eso que me traerá por fin una calma más a la tormenta de problemas que no dejan ver lo linda que es la vida al momento de caminar y correr en ella.

Ahora duele, pero ninguna herida es duradera con el tiempo, siempre se desvanecerá, tal vez quede una que otra cicatriz, y puede ser que se añada a alguna de nuestras rutinas y empiece a morir lentamente, agonizando como el sol muere degollado por la montaña en cada atardecer.


Pero no hay un final sin un principio, si existe una posibilidad siempre hay alternativa que lleva a una solución mejor.

No hay comentarios: