jueves

fechas y sentimientos

23 de diciembre, falta muy poco para noche buena y navidad, estas fechas siempre me han gustado, desde muy niño, pero desde muy niño también he sabido que muchas veces mientras unos están bien y disfrutando de estas vísperas otros están viviendo como una fecha más, resignados a que no disfrutarán de una cena ni de regalos.

El otro día venía en mi bicicleta y pasé cerca del mercado, lugar donde se juntan una gran cantidad de indigentes, era tarde y hacía frío, y les esperaba una muy larga noche.

seguí avanzando y pasé por un lugar de gente muy acomodada, en sus casas, con sus adornos navideños y disfrutando, quizás, de una rica y confortable cena, me puse a pensar en los grandes contrastes que pueden haber a menos de un kilómetro entre una realidad y otra.

muchas veces con unos amigos les he llevado pan y té a esos indigentes, y créanme cuando les digo que eso les pone muy felices, ya que son cosas simples, pero que ellos no pueden acceder, quizás nosotros no entendamos eso, porque tenemos un lugar donde llegar, tenemos computador, tesito y galletitas cuando queramos.

y me doy cuenta que tantas veces nos quejamos de todo, pero, ¿nos hemos puesto a pensar que hay otras personas con problemas mucho mas grande que los de nosotros?, saben, es muy difícil crear conciencia con respecto a este tema, porque todos siempre esquivamos estas conversaciones porque pensamos que otra persona y/o organización puede hacerlo por nosotros, ¿pero que pasa si no es así?, ¿qué pasaría si un día hacemos esa obra de caridad y le tendemos la mano a una persona que lo necesita?

Yo se, que usted que está leyendo esto conoce a una o mas personas y familias que viven en la calle, quizás nunca les han hablado, pero vamos, falta muy poco para la navidad, estoy seguro que si hace ese pequeño gesto Dios se lo va a recompensar el doble y el triple y mucho más.


Vivamos el verdadero espíritu de navidad, el nacimiento de cristo, nuestro salvador, recuerden que al igual que Jesús nosotros venimos desnudos al mundo, lo demás es solo añadido y así como un día podemos tenerlo todo, otro día podemos tener nada.




Ahora que tenemos algo y también tenemos un corazón regalemos un pedacito de felicidad a aquellos que de verdad lo necesitan :)

3 comentarios:

AndyLove dijo...

Lindo. Me encanto lo que escribiste, desde hoy seguire tu blog . :)

El Corazón de Camila Maulén dijo...

¡Pero qué hermoso!
Te encuentro toda la razón, TODA, yo también pienso y creo lo mismo.
Hay tantas realidades en el mundo, TANTAS, pero ninguna es igual a la otra. A veces nos quejamos tanto por algo que no resultó, o por cualquier motivo, y siempre se nos olvida mirar a nuestro alrededor, lamentablemente siempre hay alguien que está peor que uno.
Totalmente de acuerdo con esta entrada. Te sigo aquí en el blog, ojalá pudieras pasarte por el mío ^^ y te agregué a facebook, jajá xd
Que estés bien, cuidate!


Camila.-

Melissa dijo...

Entrada muy cierta.

Me hiciste recordar de una vez que yo estaba caminando bien tarde con mi madre hacia mi casa y tenía una bolsa grande con galletas.

En el camino nos topamos con un indigente, que tenía una cara de tristeza enorme... con mi mamá nos miramos y lo que hicimos fue darle al caballero nuestras galletas y sinceramente, pueden ser detalles pequeños para uno, pero para ellos, el ver que tu notas su existencia y que además te preocupas aunque sea un instante de ellos, hace que su cara cambie notoriamente y salga de sus bocas una sonrisa enorme.

En mi casa sinceramente hace ya mucho tiempo que tenemos una situación económica bastante justa y por eso mismo, regalos no hacemos, preferimos gastar en la cena navideña y disfrutar del momento en familia que tenemos prácticamente una vez al año.

Buena entrada y realmente hace pensar y valorar estás fechas no como algo material, si no como una instancia para estar juntos y lo más importante, celebrar el nacimiento de Cristo :)

Saludos!