domingo

Entrar a clases

Qué lata.

A posteriori vacaciones de invierno, después de hacer nada.
Después de despertar pa' puro almorzar y a veces, a puro tomar once, tipín 4-5 de la tarde.
No ducharse en varios días, no saber de calendarios ni horarios.
Adiós certámenes y exámenes. Adiós profes, adiós compañeros.
Hola series, hola pornografía, hola discos nuevos, hola películas, que no se disfrutaron en la primera mitad del año.
Libros y papers que quise leer alguna vez.
Dormir a la hora que me de sueño, esa pulsión de seguir durmiendo sabiendo que no hay algo importante que hacer durante el día.
Justo, justo cuando empiezo a disfrutar de las efímeras vacaciones de casi un mes, justo, cuando empiezo a acostumbrarme a la pereza; se acaba todo, y llega la vuelta a clases nuevamente.

Qué lata, soy reticente a los profes y ramos nuevos, generalmente, casi todo lo nuevo. Entrar a clases, cosas nuevas, no quiero pero debo.
Sólo queda decir, hasta pronto vacaciones. No eres tú, soy yo.

Nos belmont.

No hay comentarios: