miércoles

la casa de mi abuela

Recuerdo que cuando niño me encantaba ir a la casa de mi abuela en el campo, podía estar todo el día al lado de algún arrollo tirando ramas o piedras a la corriente sin que nada importara, y era genial como la corriente se llevaba todo, y aveces pienso que la vida debería ser así, lazar los problemas y que la corriente del río se los lleve bien lejos hasta hacerlos desaparecer.

Con el tiempo, el colegio, los estudios y/o responsabilidades me empecé a alejar del campo y ya casi no iba a visitar a mi abuela, la vida en la cuidad me consumió en casi un 100% y ya no me acordaba de mis días de niñez, tenía creado mi circulo de amistades, los autos, los edificios, el humo, Internet y tanta cosa que nos entrega la cuidad.

Siempre cuando mi viejo me mencionaba de hacer algún viaje al campo, yo le ponía mil escusas para no ir, que esto que lo otro, en fin, siempre me negaba, simplemente tenía el concepto de que el campo ya no era para mi, que era aburrido y rupestre.

Hasta que un día mi viejo me llevó de sorpresa, yo no sabía que íbamos a ir, solo me dijo que lo acompañara, cuando llegamos sentí de inmediato el aire puro, que solo el campo te puede entregar, los caballos, las gallinas, las vacas, todo verde y amarillo, se me vinieron un montón de recuerdos de niñez a la mente, esos instantes de ir a buscar los huevos al gallinero para tomar desayuno con pan tostado junto a mis abuelos y mis tíos y primos.

Reviví cada una de las cosas que hacía de niño, lo primero que hice fue ir al riachuelo a tirar piedras y ramas a la corriente, y es algo tan simple, pero al mismo tiempo algo tan llenador, una de esas pequeñas-gigantes alegrías de la vida, esas que me hacen feliz, esas que me sacan mas de una sonrisa.

¿y saben algo? muchas veces es bueno volver a revivir esos instantes, momentos y lugares que alguna vez marcaron nuestras vidas, nuestra niñez, esos momentos donde nada importaba, porque cuando crecemos nos perdemos en nuestros problemas y/o responsabilidades y olvidamos todo aquello que alguna vez no hizo tan felices...


por eso creo que volver otra vez a la casa de mi abuela a sido y será una de las mejores cosas que siempre cuando pueda voy a hacer, porque, ¿para que dejar en el camino momentos tan felices? si siempre han estado con nosotros, solo está en volver a traerlos de vuelva una vez, volver a ser feliz otra vez :)

1 comentario:

Carolito dijo...

Me siento tan identificada querido Enrique c: tú sabes el resto lindo n_n <3